El Ministro Negacionista

“Políticos discutiendo el Cambio Climático”

Se le llama negacionista a aquellos individuos que hacen todo el esfuerzo posible por negar la realidad que tienen ante sus ojos para evadir una verdad que les resulta incómoda. A los negacionistas no les importa cuánta evidencia ponga uno sobre la mesa, no están dispuestos a cambiar la forma cómo entienden el mundo. Los ambientalistas en todo el mundo los conocemos: grandes empresarios, poderosos políticos y dueños de grandes medios de comunicación se niegan en aceptar que el cambio climático ya está aquí y tenemos que tomar acciones pronto antes que los impactos del mismo nos destruyan. ¡Lo que nunca habíamos visto era a un negacionista como ministro del ambiente!

Durante  las últimas semanas el ministro Pulgar Vidal viene sosteniendo en diversos medios de comunicación que, a diferencia de los “radicales” postextractivistas, él representa un ambientalismo sensato. Lo que en realidad quiere decir es que su “ambientalismo” no está dispuesto a cuestionar cómo funciona el modelo económico que nos ha llevado a la actual crisis ambiental. Por ejemplo, el ministro cuestiona la propuesta propuesta que los postextractivistas planteamos de una ruta de transición hacia un sistema donde las actividades extractivas no sean la principal fuente de ingreso de nuestras economías. Lo que no dice el ministro es que según información del IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático), si queremos evitar superar los 2°C  de calentamiento global  podemos emitir como máximo 564 gigatoneladas de CO2 (gtCO2). Sin embargo, las reservas petroleras del mundo alcanzan para 2795 gtCO2, es decir, cinco veces más. Negacionismo es pensar que podemos seguir extrayendo petróleo a los ritmos actuales sin pensar en las consecuencias para el planeta.

En su último artículo el ministro presenta la propuesta de que el país, como parte de su compromiso hacia la COP 21, reduzca sus emisiones de gases de efecto invernadero en 31% el 2030, con respecto a las emisiones de ese año en un escenario sin mitigación. Se trata de un objetivo loable y que los ambientalistas compartimos. Pero lo que no nos dice es cómo lo vamos a lograr. Es cierto que la propuesta del ministerio considera varias medidas de mitigación, en su mayoría provenientes del PlanCC. El problema radica en la capacidad real del Ministerio del Ambiente en dar seguimiento al cumplimiento de dichas metas. El Ministro ha insistido, en varios documentos y declaraciones, que su ministerio ha sido fortalecido. ¿Cómo puede afirmar eso si el año pasado se aprobó un paquetazo ambiental (Ley 30230) que reduce la capacidad del Ministerio para establecer los Límites Máximos Permisibles y estándares de Calidad Ambiental de elementos contaminantes, reduce el plazo para analizar y aprobar Estudios de Impacto Ambiental, limita la capacidad de poner multas al órgano de fiscalización, etc.? En su momento, dicha norma fue rechazada por la casi totalidad de organizaciones ambientales del país por el impacto sobre la, ya para entonces, precaria institucionalidad ambiental que tenemos. Sin embargo el ministro sigue con los ojos vendados frente a la realidad.

Uno de los temas más preocupantes de su último artículo se refiere al Ordenamiento Territorial. El ministro dice “el ambientalismo responsable y sensato no comparte propuestas –como la de Tierra y Libertad– para contar con una Ley de Ordenamiento Territorial que “establezca con toda claridad en dónde sí y en dónde no, y con qué características se puede hacer qué tipo de minería”. Ahora nos queda claro a muchos por qué no se opuso a la promulgación de la Ley 30230, donde uno de los temas más críticos era convertir al ordenamiento territorial en un documento meramente referencial. Poder definir dónde se pueden hacer qué actividades es fundamental, más aún en un país donde tenemos territorios indígenas, ecosistemas únicos y sensibles, y actividades de diverso tipo que deben coexistir. El ordenamiento territorial, al igual que la zonificación urbana, permite planificar los distintos usos del territorio. Si es necesario preservar una cuenca de agua para garantizar el acceso de la poblaciones río abajo, pues no se puede hacer minería en esa zona; lo mismo pasa con ecosistemas únicos, o actividades agrícolas orientadas a la producción de productos orgánicos, que deben garantizar estándares de no contaminación para ser comercializados. Al igual que en una ciudad no se puede poner una fábrica al lado de una zona residencial, también debemos pensar en cómo ordenar el territorio de forma de no afectar las diferentes actividades que se realizan en los mismos. ¿O acaso debemos permitir una gran mina a tajo abierto frente a Machu Picchu? El no haber tenido en cuenta esto es lo que ha provocado, al darse la gran expansión territorial de los proyectos mineros y de hidrocarburos en los últimos años, que ocurrieran grandes conflictos en el país, como Bagua, Tía María, Pichanaki, Cañaris, etc. No entender esto es ser un negacionista.

Un ambientalismo realmente responsable mira las evidencias y toma acciones en torno a ellas. Estamos en una crisis climática que puede llevar al colapso de la civilización a menos que tomemos acciones ahora. Todos los científicos coinciden en que la única forma es reduciendo el uso de combustibles fósiles, protegiendo más y más bosques de la deforestación, y promoviendo el uso de energías renovables. Pensar que podemos continuar extrayendo piedras y quemando petróleo por los siglos de los siglos no solo es el más grande de los negacionismos, sino que es un suicidio colectivo.

Una versión resumida de este artículo se publico en el Diario Uno el 10 de junio del 2015

Anuncios

2 comentarios sobre “El Ministro Negacionista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s